03 julio 2006

Brasilero que amargado se te ve

Anoche se volvió a armar lío. Dos brasileros que ya habían sido expulsados unos meses atrás del bar intentaron entrar y, como mi compañero les dijo que no, le pegaron. Se armó una pelea entre los dos brasucas contra mi compañero y su hermano, que ocasionalmente estaba en el bar.
Tuve que salir a la calle a pararlos, por suerte alcanzó sólo con hablar ya que yo los conocía de antes.
Hoy me los encontré en la calle y me paré a hablar con ellos.

-Nunca mais eu vuelvo a tu bar- dijo en su horrible portuñol.

Espero que cumplan.

Estoy podrido de todo esto, cada vez que voy a trabajar estoy con la cabeza a mil, me está haciendo mal en serio. Quiero cambiar de trabajo, quizá ya esté muy viejo para la noche.

6 comentarios:

YAYA dijo...

Se dá cuenta, tanta apertura mental de su parte y ya esta más xenófobo que los de Canal 9. El bar se está volviendo libre de humo, extranjeros y limpiavidrios.

silvi a. dijo...

Estimado Bartender, es bueno que analice la posibilidad de buscar un trabajo con otros horarios.
De todos modos, no condicione sus actividades por causa de la gente que se cruza, porque hay de todo en todas partes.
Y si vuelve el brasilero digale que digo yo que es puto.
Ah, me olvidaba, cuantos años tiene ud?

El Bartender dijo...

Noto una permanente insitencia en Ud, estimado Yaya, en igualarme con ciertos medios Hadadescos, nada más lejano de la realidad; pero no me va a negar que está mejor sin humo, extranjeros y limpiavidrios. Y yo corro menos riesgo de que mi apertura mental deje de ser solo intelectual y pase a ser física.
Silvi, la verdad es que casi toda mi corta vida trabajé de noche o en trabajos extraños, pero quien sabe, este domingo leo los clasificados. Ahh, me olvidaba, voy a cumplir 26 el mismo día en que cumpliría Simón Bolivar.

Anónimo dijo...

son todos unos racistas de mierda

AnTo.- dijo...

al bar sólo entran rubios de ojos claros con billetera interesante?
ser bartender se lleva en el alma, la noche no se abandona nunca.
saludos

El Bartender dijo...

Usuario anónimo, lejos esta del espíritu del bar y de quien escribe ser racista, como también lo está insultar sin dar la cara.

Anto, soy morocho, de ojos oscuros y con billetera flaca. En el bar entran hippies, yuppies, gays, lesbianas, troskos, fachos, peronistas, radicales, vegetarianos, gordos, flacos y los que te imagines. Pero así como aseguro que nadie es discriminado también aseguro que el que se mandó una macana no entra más, ese fue el caso de los limpiavidrios (rompieron una ventana y amenazaron a mi compañero con una botella cortada) y los brasileros (sacaron una navaja).