18 enero 2008

Vecinos

Dentro de un par de horas será medianoche, acabo de decidir que no me voy a quedar a dormir ni mucho menos voy a asistir a la reunión organizada por mis ex compañeros de secundario. No quedará otra que ir al bar de cliente, tal como lo hace el ex Barman de Tenebroso Apodo y el ex Barman de Pelo Largo y otros.
Por lo pronto estoy en mi casa tratando de no cruzarme a putear a los vecinos del frente, unos paraguayos que hace varias horas están escuchando una música muy monótona y tomando bebidas que seguramente me harían pasar varias horas en el baño. Suerte que los dulces acordes de Rammsteim a todo volumen han logrado abstraerme del guarany.

4 comentarios:

Gise dijo...

Lo felicito por su tolerancia... Siga así, sea un Buen Vecino.

Aún anda recuperándose de su labor como albañil? Esperemos que ya esté mejor.

Hasta pronto.-

YAYA dijo...

Si el Guarany es Horacio, vaya y pase.

A usted lo persiguen las personas autóctonas de este suelo y, de a poco, veo, se va convirtiendo al Bando del General Sarmiento.

Esther dijo...

Si tuviera vecinos escandalosos de noche me moriría. Menos mal que yo no estoy en éso.Pero, hay gente que parece olvidar que ellos sólos no son, que hay gente que quiere dormir o, que no tiene por qué aguantar la música que escuchan ellos. Pero, bueno...

Buena y gran cualidad es la tolerancia ¡cuídala!

Saluditos.

Señorita V dijo...

Y no tenian sopa paraguaya? hubiera cruzado a hacerse amigo, si no puedes vencerlos...