11 enero 2008

Deudas

Las expulsiones del bar suelen ser definitivas y sin contemplaciones de su destinatario.

Ex empleados, clientes de años, amigos, etc; no hay título que impida una expulsión si una causa lo amerita. Y el adeudar una abultada cantidad de dinero a uno de los empleados del bar es una de esas causas.

Hoy, un viejo cliente recibirá una oferta que no podrá rechazar...

3 comentarios:

YAYA dijo...

Vea, usted y su mafia juecista podrá hacer lo que quiera, pero los $20 que le debo le prometí que el lunes se los iba a pagar.

El Bartender dijo...

Bien sabrá Ud que no son sus 20; sino varias veces esa cantidad y por ya sabe quien.
Igualmente gracias por recordarme que me debe... y tenga cuidado de no amanecer con una cabeza de caballo entre las sábanas.

Gise dijo...

Qué buena película esta...

No estoy a favor de las deudas, quien sea que deba, que pague!
Conozco otra versión de esta canción... le recuerdo cual es? Jajaja

Hasta pronto.-