07 noviembre 2007

El fin está cerca

Como si el mundo mirarse ya de cerca su calamitoso final, ciertos sucesos demuestran el desprecio de los empleados y clientes del bar por todo tipo de recomendación tendiente al bienestar propio y social.

El ex Barman de Tenebroso Apodo, El Yaya, El Ebanista y yo nos damos un atracón de salame y bondiola que sería la pesadilla de cualquier cardiólogo. Para que además de riñones, hígado, corazón y otras cosas dañadas con semejante merienda de domingo quedemos con la cabeza alterada el ex barman termina la tarde con un seguramente irrepetible -Dejen que pago yo-

El Barman de Escasa Altura se autopostula como nuevo Mozo en Jefe del bar y parece que lo aceptan. Renuncias en masa.

El Arzobispo, otrora simple vendedor del kiosco contiguo al bar, pasó a ser el Barman de Arriba y, desde este sábado y en un recurso desesperado, se convertirá en Barman de la barra principal, con mando sobre la música. Pater nostrum auxilium ebriusum.

2 comentarios:

Gise dijo...

Esperemos que todo salga bien Bartender, suerte para el Arzobispo.

Nos estamos viendo.-

YAYA dijo...

A toda esa serie de signos súmele que Carlitos consiguió trabajo (o se decidió a trabajar). No hay duda, en estos días chocan los planetas.