12 septiembre 2006

El Barman de Tenebroso Apodo

La verdad es que no me acuerdo de la noche en que lo conocí. Seguramente fue una de las primeras veces que fui al bar, cuando tenía mis jóvenes 18 años y el poder entrar a un lugar así a pedir bebidas alcohólicas nos hacía sentir mayores.

Ya había formado una relación basada en charlas sobre música o trabajo con el Barman de apodo felino pero al otro no lo conocía. Una noche que me quedé hasta la madrugada (al comienzo mis concurrencias al bar eran por la tarde) conocí al Barman de Tenebroso Apodo. Con el tiempo empezamos a hablar, aunque él nunca fue de hablar mucho.

Quizá un poco más joven que ahora aunque la verdad parece que está igual, que el tiempo no pasó; seguramente lo que en realidad sucede es que yo también me puse un poco más viejo y por eso lo sigo viendo igual.

Es un tipo extraño, puede pasar de la sequedad absoluta a la simpatía extrema en la misma noche con sólo unas cervezas de diferencia. Sus borracheras son fácilmente reconocibles porque inmediatamente se despeina y se le da por escuchar flamenco. Podés hacerle cualquier cosa menos tomar de su vaso, que es diferente al vaso del resto y que en realidad es mío aunque él sostenga lo contrario. Obsesivo por el funcionamiento del bar, cuando no trabaja me manda mensajes de texto para saber como anda todo (en su lugar haría lo mismo).

¿Y a que viene este post? Tiene varias causas, la primera es que dicho personaje es fundamental en la existencia del bar, sería imposible pensar al bar sin él. Otra causa es que, como todo personaje de dicho lugar, tarde o temprano tenía que aparecer por aquí. Y la tercera es que hace unos días le dí la dirección de este blog para que pase y no quiero que piense que me he olvidado de él.

Cuenta la leyenda que una noche, bailando esta canción sobre la barra, el Barman de Tenebroso Apodo se cayó y rompió el vidrio de una heladera. Repito que es leyenda porque yo no estaba, a mi me lo contaron y no puedo decir que sea cierto.

12 comentarios:

La Maga dijo...

Casi puedo imaginar al barman bailando flamenco, despeinado y mezquinando el vaso de su propiedad. Una duda ¿ cuàl es el tenebroso apodo si puede saberse?.

P.D: Me quede pensando en la foto que saque, si solo estube a 100mt, me quedan: los bares del Olmos y el bar del teatro, si es asì quiere decir que no lo salude porque no lo reconoci, no porque no quisiera, ya sè para la proxima.

El Bartender dijo...

No, no, no piense en bares tan limpios.

TT dijo...

Jajajajajaja, quería comentar del post, pero estos dos comentarios me mataron! jajajajajajja

Anónimo dijo...

buen blog, hay pocos blog sobre los currelas de los bares.

www.historiasdeuncamarerodecadente.blogia.com

Amstel dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
YAYA dijo...

La gente la pifia con el bar, hasta que da en la tecla. Todo lo copado que tiene el Barman de Tenebroso Apodo lo despilfarra cuando se le pone pirata el alma y llena de hinchas de Belgrano el recinto.

silvi a. dijo...

Yo iba a decirle algo lindo al barman de tenebroso apodo, para ver si ligaba algún fernét gratis, pero leí que es de Belgrano y se me fueron las ganas.

Jesús dijo...

Pasaba por aquí y entre a beber una cerveza

El Bartender dijo...

No me pongan la verdadera dirección del bar, mantengamos un poco la magia del anonimato

amstel dijo...

hey! me borraron mi comentario!
si era por la direccion, tambien esta en el blog del yaya

El Bartender dijo...

Amstel, si, le borré el comentario, no se enoje.
Al Yaya, por permitir que pongan la dirección en su blog, desde hoy la cerveza le costará mas cara

YAYA dijo...

¡Yo sabía que la cerveza no podía salir quince pesos como me la cobraron e sábado!