20 agosto 2007

El muerto

Jueves, 0:30. Le aviso a mi compañero que voy a abrir el piso de arriba para que prenda las luces. El bar está semi vacío.
Con toda la mala onda del mundo por tener que volver al turno noche por ese día voy subiendo la escalera deseando que nadie me haga problemas. -No estoy para aguantar idiotas- Pienso.

0:45; el bar paso de semi a casi vacío, un par de parejas ocupan otras tantas mesas, ningún amigo a llegado hoy así que no hay ni con quien hablar. Suben tres tipos absolutamente desconocidos y se sientan en una mesa cerca de la barra; al haber tan poca gente se puede escuchar lo que hablan.

0:50; Uno de lo que recién llegan le dice a sus amigos que se siente medio mal, lo otros dos se ríen pero quedan pálidos cuando el primero se para y cae desmayado al piso haciendo un estruendoso ruido.

-La puta que lo parió, justo acá se viene a morir- Alcanzo a pensar antes de salir a ver que pasó. El sujeto no está muerto sino demayado, los amigos juran que no tomó nada. Los demás clientes se preocupan de la salud del tipo que sigue en el piso.

El Barman de Tenebroso Apodo sube a ver que pasa ya que el ruido de la caída llamó su atención.

-¿Y a este que le pasa?- Dice mientras lo toca con la punta del pié en una mezcla de desprecio y asco.
Las esforzadas explicaciones de los amigos ni siquiera fueron escuchadas, el Barman de Tenebroso Apodo los interrumpió con un intransigente:

-¡¡¡Bueno, bueno, bueno, me lo sacan a la vereda que molesta el paso!!!-

3 comentarios:

Gise dijo...

Cómo anda Bartender? Así que hizo las pases con su chica gracias a la Fe de El Ebanista que contagia?

Le iba a contar lo que dijo el peluquero cuando entré alli el otro día... pero ahora me agarró la duda, después lo hablamos si lo desea...

Saludos Bartender, se me cuida. Besote.-

El Bartender dijo...

Me hace recordar al viejo y clásico chiste del Negro Alvarez.

Se sienta un hombre en el sillón de la peluquería, el peluquero le pone la bata y le pregunta:

-¿Como quiere que le corte el pelo?

-Callado.

YAYA dijo...

El bar prosigue en su alevosa carrera hacia la desvirtualización (cadáveres va a tener que haber por doquier, como en todo cambio).

A ver si esta noche se invita unas negras*, mi amigo.

*Cervezas (aunque [en cualquier otro sentido] usted sabe que el racismo está demodé)